0
  • An empty cart

    You have no item in your shopping cart

Neumonía

blog

Es una afección respiratoria en la cual hay una infección del pulmón.
Recordemos que los pulmones enfermos de neumonía están llenos de pus y líquido, lo que hace dolorosa la respiración y limita la absorción de oxigeno.

Los síntomas más comunes de neumonía son:
• Tos (con algunas neumonías usted puede expectorar una mucosidad amarillenta o verdosa o incluso moco con sangre)
• Fiebre que puede ser baja o alta
• Escalofríos con temblores
• Dificultad para respirar (puede únicamente ocurrir cuando sube escaleras o se esfuerza)
Otros síntomas incluyen:
• Confusión, especialmente en las personas de mayor edad
• Sudoración excesiva y piel pegajosa
• Dolor de cabeza
• Inapetencia, baja energía y fatiga
• Malestar (no sentirse bien)
• Dolor torácico agudo o punzante que empeora cuando usted respira profundamente o tose
• Síndrome de la uña blanca o leuconiquia

Más allá de los antibióticos, podemos ayudar con:

Respirar aire caliente y húmedo ayuda a aflojar el moco pegajoso que puede hacerlo sentir como si se estuviera ahogando. Estas medidas pueden ayudar:
• Póngase un pedazo de tela caliente y húmeda sobre nariz y boca sin hacer presión.
• Llene un humidificador con agua caliente e inhale el vapor caliente.
• Tome un par de respiraciones profundas 2 o 3 veces cada hora. Las respiraciones profundas le ayudarán a abrir los pulmones.
• Dese golpecitos suavemente en el pecho unas cuantas veces al día, mientras está acostado con la cabeza más baja que el pecho. Esto le ayuda a sacar la flema de los pulmones para que usted la pueda expectorar.
• En un paño de algodón caliente agregar unas gotas de aceite de pino, menta o eucalipto y frote el tórax suavemente.
Tome bastantes líquidos, siempre y cuando su médico lo autorice.
• Beba agua, jugo o té claro. ( hierva un pedazo de jengibre por 5 minutos y luego consuma la infusión)
• Beba al menos de 6 a 10 tazas (1.5 a 2.5 litros) por día
• NO tome alcohol

Más allá de los antibióticos, podemos ayudar con:

Respirar aire caliente y húmedo ayuda a aflojar el moco pegajoso que puede hacerlo sentir como si se estuviera ahogando. Estas medidas pueden ayudar:
• Póngase un pedazo de tela caliente y húmeda sobre nariz y boca sin hacer presión.
• Llene un humidificador con agua caliente e inhale el vapor caliente.
• Tome un par de respiraciones profundas 2 o 3 veces cada hora. Las respiraciones profundas le ayudarán a abrir los pulmones.
• Dese golpecitos suavemente en el pecho unas cuantas veces al día, mientras está acostado con la cabeza más baja que el pecho. Esto le ayuda a sacar la flema de los pulmones para que usted la pueda expectorar.
• En un paño de algodón caliente agregar unas gotas de aceite de pino, menta o eucalipto y frote el tórax suavemente.
Tome bastantes líquidos, siempre y cuando su médico lo autorice.
• Beba agua, jugo o té claro. ( hierva un pedazo de jengibre por 5 minutos y luego consuma la infusión)
• Beba al menos de 6 a 10 tazas (1.5 a 2.5 litros) por día
• NO tome alcohol

En lo emocional…

Enfermedades pulmonares. Mediante la respiración todos estamos en contacto, respirando el mismo aire. Por muy deseosos que estemos de encerrarnos en nosotros mismos, la respiración nos obliga a mantener la unión con los demás. Los pulmones representan la capacidad de comprender e inspirar la vida. Son el contacto, la relación y la comunicación con el entorno. Aflicción, depresión, miedo de inspirar la vida. Sensación de no ser digno de vivir plenamente, problemas de contacto y libertad.

Pulmonía, Neumonía, heridas emocionales sin cicatrizar, no se permite su curación. Cansancio de la vida. Enfado.

PULMONES
Representan nuestra capacidad de recibir y dar vida. Los problemas pulmonares suelen significar que tenemos miedo de recibir la vida, o quizá que nos sentimos sin derecho a vivir plenamente.

Las informaciones contenidas en esta página se publican únicamente con fines informativos y no pueden ser consideradas como recomendaciones médicas personalizadas. No debe seguirse ningún tratamiento basándose únicamente en el contenido de ésta y se recomienda al lector que para cualquier asunto relacionado con su salud y bienestar, consulte con profesionales sanitarios debidamente acreditados ante las autoridades sanitarias.